¡Asóciese! contacto@avsr.org.ar

La poda invernal

¿Por qué podar?
La razón más importante es eliminar tejidos muertos, enfermos o dañados pero también para obtener especies sanas y fuertes, dar forma a una planta, aumentar la floración y la fructificación.
La poda se basa en un hecho clave: una planta, al perder una de sus partes, reacciona desarrollando yemas ubicadas en otro lugar. Por lo tanto, nos servimos de la poda para orientar el crecimiento de la planta, como variar su dirección, su intensidad y su vigor.
Distintos tipos de poda:
1.- Poda de formación:
Se hace en los primeros años de vida, para lograr una planta sana y robusta, de copa simétrica, equilibrada y compacta. Para esto basta con eliminar la yema terminal y las laterales inmediatas.
2.- Poda de mantenimiento o de embellecimiento
Busca mantener la forma, el tamaño o el equilibrio logrado durante su formación.
Consiste en la eliminación de ramas secas, enfermas o dañadas, las que se cruzan y enmarañan la copa, eliminación de chupones y de ramas revertidas (son las que aparecen en una planta, distintas al resto, porque provienen del pié de injerto, ej. ramas de hojas verdes en una planta de hojas disciplinadas)
Si los arbustos florecen en las ramas nuevas, nacidas ese mismo año, caso de la mayoría de los caducos y algunos perennes de hojas grises(lavanda) se podan antes de que éstos se desarrollen, a fines de invierno o principios de primavera para que la energía se concentre en las yemas y nazcan menos flores pero de mejor calidad.
Aquellos que dan flores en ramas del año anterior, es decir en ramas viejas, se podan justo después de la floración para que las nuevas ramas tengan tiempo de madurar antes de la siguiente floración.
Corten lo más cerca de la yema o del brote y siempre en ángulo, siguiendo la dirección del brote.
Los arbustos caducos precisan más poda que los perennes.
3.- Poda de raleo
Es una poda leve, necesaria cuando la planta se ha hecho tan densa que impide el imprescindible asoleamiento interior.
4.- Poda de despunte.
También es una poda leve, que estimula la formación de ramas laterales. (sacar ramas todas las semanas para los floreros, es una buena práctica)
Se podan las ramas por encima de una yema orientada hacia fuera.
5.- Poda de rejuvenecimiento, de renovación o drástica
Permite rescatar arbustos o árboles descuidados, envejecidos, mal formados o de poca producción floral. Se trata de una poda drástica. Algunas plantas se pueden podar hasta la base, entonces las yemas laterales agrupadas en la base de la planta, rompen y atravesando la corteza originan un gran número de ramas nuevas. Se debe completar con un intensivo programa de fertilización.
Por norma general cuanto más severa es la poda, más se estimula el crecimiento siempre que la planta tenga buena salud y tolere bien los cortes.
Consecuentemente, la falta de poda o una ligera limita el crecimiento.
Sin embargo, las podas drásticas reiteradas que pretenden mantener bajo control la altura de las plantas terminan debilitando a la mayoría de árboles y arbustos; por eso, es mejor saber la altura que uno quiere y elegir la planta adecuada.
La mayoría de las plantas toleran las diferentes técnicas de poda pero antes de empezar, asegúrense de que la planta que van a podar acepte el tratamiento concreto que van a utilizar; por ejemplo, Clematis viticella precisa una poda drástica cada año en primavera mientras que Clematis alpina necesita una simple poda de embellecimiento.
Renovar por etapas:
Si existen dudas sobre la tolerancia del arbusto a las podas drásticas, opten por una poda en dos o tres etapas. El primer año poden la mitad de los tallos al ras del suelo, al año siguiente poden las restantes ramas viejas y acorten las nuevas.
4.- Poda en Espaldera ( formación mural )
Con la poda, se pueden orientar a ciertos arbustos para que cubran paredes como las trepadoras. Se plantas cerca de un muro, se deja que sus largos tallos crezcan libremente y se atan luego en puntos estratégicos. Los de hábito abierto y laxo, crean cascadas de follaje y flores.
Arbustos adecuados para la formación de murales: Buddleja, Cytisus, Ribes sanguineum, Ceanothus (especies perennes), Forsythia suspensa, Ribes especiosum, Cestrum elegans, Fuchsia arborescente, Vitex negundo, Chaenomeles, Prunus triloba, Cotoneaster horizontales, Pyracantha
Poda para potenciar el efecto ornamental del follaje
Algunos árboles y arbustos, podados drásticamente con regularidad, dan tallos jóvenes de color y valor ornamental superior al de las ramas viejas. También hojas de mayor tamaño como el de Cotinus coggygria.
Son adecuados: Bérberis, Philadelphus, Sambucus, Cornus, Rubus, Cotinus, Salix.
Poda de trepadoras
Requieren una buena poda de formación, y permanentemente poda de mantenimiento para que no se enmarañen.
¿En qué época podar?
Depende de la edad de la planta y de su época de floración pero como regla general se debe realizar en la época de receso vegetativo de la planta, siempre atento al clima y a las temperaturas.
Las plantas reaccionan diferente frente al frío; mientras más susceptible sea a las bajas temperaturas, más tarde se poda. El frío afecta los cortes recién hechos: el agua penetra por las zonas podadas, las congela y revienta desde dentro.
Realización de los cortes
Han de ser limpios, sin desgarrar el tejido; si es un árbol, a 2 ó 3 cm.de la curva que une la rama al tronco. Si el corte presenta una superficie lisa y tiene la inclinación justa, el callo se formará rápido e impedirá el paso a organismos dañinos.
Para que la poda no se convierta en un suplicio para la planta sino en un estímulo, hay que cubrir las necesidades de agua y alimentos necesarios para su crecimiento: En primavera, fertilizar con una fórmula equilibrada de nutrientes entre los que figuren NITROGENO, FOSFORO, POTASIO Y OLIGOELEMENTOS y después cubrir el suelo con Munch para mantener la humedad evitando la deshidratación de la planta podada.
Aplicación invernal:
Luego de la caída de las hojas, o a fines de mayo, pulverizar con Polisulfuro de Calcio (2cm2/ 10 litros de agua); repetir cada 30 días hasta mediados de agosto.
Esta aplicación favorece la eliminación de bacterias, hongos e insectos y su frecuencia, corta el ciclo de vida de los más resistentes.
El polisulfuro de calcio sirve también para sellar las heridas de la poda.
Un producto similar es el Oxicloruro de Cobre (35 cm2 / 10 l.)
Para más información, consultar entre otros, “Enciclopedia De La Poda”-Royal Horticultural Society – Christopher Brickell & David Joyce Editorial LA ISLA
Blanca Ugalde

Los comentarios están cerrados.